Máquinas que se comunican entre sí y toman decisiones autónomas, basadas en el funcionamiento de las hormigas.

Máquinas que se comunican entre sí y toman decisiones autónomas, basadas en el funcionamiento de las hormigas.

Que las máquinas tomen decisiones ya no es ciencia-ficción, ni exclusiva de películas visionarias. Alguien tan serio como uno de los principales suministradores de procesos de automatización para las industrias más importantes del mundo, lleva varios años desarrollándolo.

Las hormigas se comunican entre sí y toman decisiones para coordinar esfuerzos con el fin de, por ejemplo, arrastrar objetos mucho más grandes y pesados que sus propios cuerpos.
Basándose en el estudio de estos insectos, la firma alemana Festo, uno de los líderes mundiales en soluciones de automatización para todo tipo de procesos y actividades industriales, ha desarrollado unos robots de hormigas del tamaño de una mano. Cada uno de estos robots se intercomunica con los otros para decidir, por ejemplo, cual se para para dejar paso al otro si se cruzan en el camino, también se coordinan para decidir cual arrastra y cual empuja un objeto y cuantos se necesitan para conseguir esta labor. La experiencia que se obtenga del funcionamiento de estos robots, se aplicará para la obtención de máquinas industriales que se comuniquen entre sí, decidan y cooperen con el fin de reaccionar de forma flexible ante las diversas necesidades que se vayan produciendo en los futuros procesos de producción.
Los especialistas en automatización prevén que la demanda de las empresas requerirá de soluciones cada vez más específicas, huyendo de soluciones masificadas, y las máquinas deberán adaptarse a esta demanda.

El principal reto de los técnicos para conseguir los robots de hormigas ha sido el de integrar en un espacio reducido todas las necesidades tecnológicas para hacerlos funcionar de forma óptima. El cuerpo se creó con una impresora 3D y en él se integraron las baterías recargables, los controles eléctricos para los movimientos, cámaras 3D para los ojos, sensores de desplazamiento y dirección, las antenas para recarga de baterías, etc.

También se han creado muchos otros robots de animales, como pájaros o medusas.

La misma firma alemana lleva años desarrollando robots de todo tipo de animales, como pájaros, pingüinos, medusas, canguros e incluso de como utilizan la lengua los camaleones a modo de ventosa para atrapar insectos. La finalidad es estudiar la aplicación de la precisión de los movimientos de los animales a la tecnología industrial.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *